Scroll to top

Consejos básicos para ser el jardinero del año 2020

No hay nada más bonito que un jardín con flores y plantas con bellos colores y muy sanas, y por eso iniciamos el año con el propósito de tener un jardín y unas flores dignas de admiración.

Para que seas considerado el “Jardinero del año” te queremos dar unos sencillos consejos, para que tanto el jardín, césped, macetas y jardineras luzcan radiantes.

¡Vamos allá!

Antes de intentar crear todo un jardín botánico digno de Notting Hill, piensa en el tiempo que puedes dedicarle. Si eres nuevo a esta afición, y solo dispones de los fines de semana, comienza con plantas sencillas, a ser posible autóctonas, pues son las que mejor se adaptan al clima y casi con toda seguridad necesitarán menos riego y atenciones.

Las plantas, como seres vivos que son, tienen un ciclo vital con diferentes periodos y necesidades, por eso, lleva una agenda para cada tipo de especie, indicando su época de floración, de abonado, de poda, de trasplante. Asegúrate si están mejor ubicadas al sol o a la sombra, directas en tierra o en jardineras a medida de exterior o interior. Y si quieres tener un jardín vistoso en todas las estaciones, elige plantas que florezcan en distintas épocas.

Es conveniente que las macetas y las jardineras personalizadas estén sin hojas o flores muertas, y por su puesto sin malas hierbas que lo que único que hacen es robar nutrientes a nuestras plantas.

Elige jardineras a medida con alta longevidad, con maderas de alta durabilidad, y que sean muy resistentes a los hongos y xilófagos (unos artrópodos que se comen la madera y la pudren).

Un ejemplo pueden ser las jardineras fabricadas con madera tecnológica que es un material sostenible y alternativo a las maderas tratadas químicamente para exterior. Se obtiene a partir de madera reciclada, ayudando así a evitar el cambio climático.

Si tienes un jardín rodeado con una valla o vallita, puedes aprovecharlas para plantar en su borde aquellas plantas que necesiten más agua, ya que suele ser la zona donde se acumula la humedad y menos luz, porque la valla en algún momento del día genera sombra.

Y, por último, es muy importante que la tierra esté aireada porque una tierra muy compacta impide que las raíces puedan llegar hasta el agua y los nutrientes, y con los días se pueden llegar a secar. Utiliza un rastrillo o un tenedor y remueve con mucho cuidado.

Esto es el comienzo de una bonita aventura, con cariño tus plantas brillarán con luz propia.

Related posts